Compostelana

Una de las dudas más frecuentes de los peregrinos que recorren por primera vez el Camino de Santiago tiene que ver con el documento conocido como la Compostelana. Muchos se preguntan qué es exactamente y cómo pueden obtenerlo.

Y es que es uno de los símbolos más importantes de este recorrido, así que es fundamental conocer todo lo relacionado con este certificado. 

¿Qué es la Compostelana?

Se trata de un documento otorgado por las autoridades eclesiásticas y que certifica que la persona ha completado el Camino de Santiago, recorriendo al menos 100 kilómetros, ya sea a pie o a caballo y un mínimo de 200 km, si se ha hecho en bicicleta.

Para obtener esta certificación, la cual se expide en la Catedral de Santiago, los motivos del peregrino deben ser religiosos o espirituales, aparte de tener sellada la Credencial del Camino de Santiago.

Su origen

A partir del siglo IX, cuando se institucionalizaron las peregrinaciones a la tumba del Apóstol Santiago, fue necesario crear un documento que certificara que los peregrinos habían realizado el recorrido cumpliendo con los requisitos establecidos por la Iglesia.

Al principio, se utilizaban insignias en forma de conchas para este fin. El problema es que podían ser falsificadas fácilmente, así que en el siglo XIII se sustituyeron por cartas aprobatorias, las cuales hoy en día se conocen como Compostelanas. 

Requisitos para obtenerla 

Para conseguir este documento, la persona debe cumplir con ciertos requisitos. Primero, y como ya hemos mencionado, recorrer a pie o a caballo al menos 100 kilómetros de cualquiera de las Rutas Jacobeas. En caso de hacer el Camino en bicicleta, el requisito mínimo es de 200 kilómetros. 

Se debe acreditar mediante los sellos de los lugares atravesados, que se ha recorrido esta distancia. Aparte, el motivo del peregrino para hacer el Camino debe ser espiritual.

La Credencial del Peregrino es un documento de identidad fundamental para obtener la Compostelana, pues es la manera en la que la persona anuncia su intención de realizar la peregrinación cumpliendo con los requisitos. Esta se obtiene en las Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago, parroquias, albergues y agencias. 

Es importante sellar la credencial dos veces al día, como mínimo. El sellado se realiza en albergues, ayuntamientos, iglesias, monumentos, oficinas de turismo e incluso, en algunos restaurantes y cafeterías. 

Esta acreditación no tiene fecha de caducidad, así que el peregrino puede hacer el Camino en diferentes etapas. Tan solo se debe asegurar de que los sellos tengan un orden geográfico y cronológico.  

Otras certificaciones 

Pero la Compostelana no es el único documento que los peregrinos pueden obtener. Estas son algunas de las certificaciones más comunes:

Certificado de distancia

Acredita los kilómetros recorridos e indica el punto y el día de inicio, así como la fecha de llegada. Se obtiene en la Catedral de Santiago. 

Pedronía

En la localidad de Padrón otorgan la Pedronía. Para obtenerla, se deben recorrer 18 kilómetros desde Santiago o cualquier localidad de la Ría de Arousa hasta Padrón. 

La Fisterrana y Muxiana

Aquellos que realicen la ruta por Muxía o Fisterra, también pueden obtener otro certificado. Simplemente deben asegurarse de tener dos sellos diarios en su Credencial. El documento se expide en la oficina de turismo de Muxía o en el Albergue de Fisterra.

Send this to a friend